SUEÑA, PIENSA, CREE.......y ATREVETE
Aquí en mi blog quiero tener siempre leyéndome, viendo mis fotografías y enviándome sus mensajes a mi familia, a mis amigos, y a esa gente que ha estado conmigo en algún momento. Los que viven lejos y los que viven cerca, los viejos amigos y mis amigos viejos como yo. Los amigos más recientes. A mis reinas de todas las Ferias, a las “misses” amigas y a mis modelos que siempre compartimos en tantos eventos y a mis alumnos y alumnas de mis clases de oratoria. Los que veo todos los días y los que raras veces veo, los que siempre recuerdo y los que a veces olvido. Esas personas que sin querer me causaron daño o me ofendieron, aunque no olvido una ofensa a mi espíritu, digo como la escritora Edith Wharton “ la vida recubre esas ofensas con un rápido bálsamo, y quedan registradas en un libro que rara vez abro. ". Así que también las quiero en mi blog. Sin duda alguna, también quiero a esas personas que han estado conmigo en momentos difíciles y en esas horas donde se comparte felicidad. Y sobre todo, aquellas personas que me enseñaron tantas cosas hermosas y los que tal vez aprendieron de mí, pero por favor… ESCRÍBANME.
martes, 28 de septiembre de 2010

PUBLICACIONES


EN ESTA SECCIÓN
- LOS VELORIOS Y LAS COSTUMBRES FUNERARIAS
- LOS FANÁTICOS DE NUESTRO TIEMPO.
- EL MACHO MAS RARO DEL MUNDO
______________________________________________

LOS VELORIOS Y LAS COSTUMBRES FUNERARIAS
La muerte es dolorosa
La muerte es siempre dolorosa pero para el cristiano no es el fin sino el pasaje a la vida eterna. Sabemos por nuestra fe que la vida no se acaba sino que se transforma. Los ritos fúnebres: el velorio, la liturgia funeral el responso o la misa, el rito de despedida y el sepelio es una costumbre occidental, por medio de ellos los cristianos expresamos nuestra fe y encomendamos al difunto a la misericordia de Dios. Con todo respeto y alta consideración inicio mi relato sin ánimo de ofender a nadie en particular.

Los velorios nunca pasan de moda
Los velorios son un tipo de evento que nunca pasará de moda, puede cambiar el estilo en cómo se celebran pero no cambiará su esencia porque siempre hay un muerto que es indispensable por ser el anfitrión o el convidado de piedra, su presencia-ausencia es el centro y protagonista del evento luctuoso, de tal suerte que el anfitrión será mirado por los presentes y el comentario obligado será “quedó igualito” y “está como si estuviera dormido”. Unos lo verán para averiguar y otros por cumplir con la tradición: si nos ves al difunto te puede salir”. Aguaraparse los ojos o disparar una lágrima no está demás si es necesario, según el grado de amistad que se tenga con el difunto o con alguno de los dolientes o deudos. No hay que olvidar que a los velorios se asiste por cumplir y “calarse” la noche del tumulto entre llantos, risas y sonrisas apretadas.

Los velorios en las casas de los familiares del difunto
En Venezuela se ha perdido la costumbre de los velorios en privado como se realizaban en otros tiempos, una vez que fallece un familiar bien sea en la casa o en un hospital de inmediato se busca la asistencia de una empresa que se encargará de todo lo relativo al velorio y sepultura del difunto. Popularmente los empleados de estas empresas los llaman “Zamuros” porque merodean por estos sitios buscando los contratos corriendo detrás de los familiares.
Entre lo sagrado y lo profano se crea la costumbre de las salas funerarias, cierto que la atención de las funerarias no es gratuita aunque el velorio se realice en la casa, algo poco frecuente en estos tiempos, en cuyo caso los deudos no tienen nada que pagar para el velatorio salvo el ataud y el traslado al cementerio obviamente antes hay que comprar el terreno en el camposanto, esto siempre tiene su carga económica
.

Las normas para cumplir con los velorios
Pero el mundo no es igual para todos, hay sistemas de normas que construyen los hechos sociales, hechos por el hombre pero exteriores a éste, el sistema de la lengua, el sistema de la etiqueta, del dinero, pertenecen a este tipo de "cosas" culturales. La tradición se ha perdido porque dada la globalización estamos buscando nuevas formas en todos los aspectos de la vida; así que para morirse se han perdido ciertas costumbres y tradiciones que estaban arraigadas en los pueblos.

Los velorios en los pueblos
Si dejamos el escenario citadino y vamos al entorno rural las cosas son bien distintas, en poblados pequeños y caseríos los velorios se realizan fundamentalmente en los hogares del “muertito”, entonces en el seno familiar más humilde junto al “ que se fue”, no falta la taza de chocolate, el café negro, las galletas rellenas con “Diablito”, cigarrillos y algún licor “encaletado” para espantar el sueño y “alegrar” a los acompañantes en tan triste momento y de no contar los familiares del deudo con los recursos suficientes los vecinos auxilian con demostraciones de solidaridad.

Las salas funerarias
En cada sociedad hay expectativas diferentes sobre las formas de honrar a los difuntos. En Venezuela, por ejemplo en las ciudades ya se perdió la costumbre de velar al difunto en la casa donde vivió, donde se esperaba que los deudos, familiares, vecinos y conocidos asistieran a la casa, es decir que se trataba de un velorio “estrictamente “privado”, ahora existen las salas funerarias, lugar donde nadie grita ni se desmaya, pero como si fuera un guión de Almodóvar unos lloran y otros se dan al reencuentro con la alegría propia de una fiesta de retorno.


El Pésame
El velorio es la visita de familiares y amigos para las debidas y obligadas condolencias mientras el difunto está en medio de la sala en su ataud tendido largo a largo entre cuatro candelabros con la corona familiar. Pasar la noche en vela (por eso la palabra “velorios”) constituye un acontecimiento triste para unos pero acompañados de quienes de alguna manera manifiestan su condolencia, todos unidos hasta aquellos que tenían tiempo que no se veían y el velorio se convierte en el reencuentro. Pienso que el velorio es como el último acto social que deja el difunto “in presentia” y al día siguiente los amigos, vecinos y allegados se preparan para acompañar a los dolientes a la ceremonia fúnebre religiosa y trasladar al difunto hasta la última morada a su eterno descanso.

El velorio es un acto social
Entonces los velorios actualmente constituyen la parte socialmente más importante del conjunto de ceremonias fúnebres que de acuerdo a la moda existen en los establecimientos funerarios desde los más lujosos hasta los más económicos, son momentos de reunión no solamente familiar sino de todos los amigos y allegados y por lo tanto, lugares donde se oyen historias, anécdotas, brollos, comentarios políticos y económicos, chistes y desde luego, también pésames. El acto de la condolencia es verbal acostumbrándose decir desde sentido pésame, lo siento mucho, hasta qué hubo, cómo estás.
Es característico del pésame el saludo no verbal entre hombres con una palmada en el hombro o un abrazo bien apretado en señal de solidaridad.

Cómo dar El Pésame
Dice Cortazar “… Llegamos de a uno o de a dos, saludamos a los deudos, a quienes se reconoce fácilmente porque lloran apenas ven entrar a alguien, y vamos a inclinarnos ante el difunto, escoltados por algún pariente cercano…” (Conducta de los velorios). Las mujeres – según Cortazar - cuando llegan a darles el pésame ...acometen con un ataque terrible de llanto que obliga a las vecinas a llevarla a la cama preparada para esas emergencias, darle a oler alcoholado y consolarla, mientras otras vecinas se ocupan de los parientes cercanos bruscamente contagiados por la crisis…”.

Las Funerarias cierran el difunto se queda solo
Ah, pero ya no hay que estar toda la noche hasta el amanecer en el velorio. Nada que ver. Las Funerarias cierran el negocio a la medianoche por razones de seguridad, entonces, hasta los familiares tiene que ir a descansar a sus hogares, y por supuesto, cada quien va saliendo de la Funeraria sin avisar. De acuerdo a la etiqueta, no es propio despedirse. De modo pues que, ya cumpliendo con los familiares, salimos airosos y orgullosos de la labor cumplida
.

Los Obituarios o la nota en prensa
Los obituarios o sea las notas fúnebres en la prensa no pueden faltar para avisar que hay un fallecimiento esto es lo concerniente a la participación. En Venezuela, los avisos mortuorios se exhiben de acuerdo al poder adquisitivo de cada familia en particular. El texto a publicar tiene características muy particulares que cambian de acuerdo a las costumbres de cada región, en Maracaibo, por ejemplo, se acostumbra colocar el apodo del difunto por si alguien no sabe su nombre: Ha muerto cristianamente “fulano de tal (alias) “cara e’piedra (qepd)”, el aviso es pequeño y austero de acuerdo a la empresa en donde se publique. Esto cambia si se trata de la ciudad capital, del interior de la república e incluso en los andes, en los llanos o en el Zulia las costumbres inevitablemente dan la diferencia, lo que llamamos los convencionalismos sociales.

El entierro
Después de que el difunto es llevado a su última morada que puede ser el cementerio, el crematorio o quien sabe adónde, cumpliendo con la última voluntad del fallecido; vienen los rezos en las casas ya casi perdido en algunas regiones en el caso de aquellas familias que practican la religión católica, en cambio ahora van a reunirse en las diferentes iglesias para el cumplimiento del novenario, en otras religiones cristianas siguen los procedimientos establecidos por cada creencia.

El Velorio o la "juerga" póstuma
Miguel Mármol en su escrito “Los Velorios” hace alusión al tema que venimos tratando, en forma muy particular Mármol manifiesta su punto vista al momento de fallecer o de “morirse” como lo expresa textualmente, según él no quiere participar de la “juerga póstuma que se llama velorio” porque “… El amo del muerto es quien llora y los demás son bebedores de café…”. En forma muy explícita Mármol comenta entre lo jocoso y lo real del hecho de repetir el deudo a los que le van a dar “el pésame” los acontecimientos anteriores a la muerte es decir los pormenores que causaron la muerte del familiar, y esto es terapéutico porque es a través de ello se da la canalización del dolor, otro de los comentarios entre los dolientes y demás allegados es enaltecer al difunto olvidando cualquier defecto, malas costumbres o conductas que puedan ofender al que se encuentra en medio de la sala rodeado de flores en el ataud sin derecho a réplica.

La comida y la bebida en los velorios
Dice Mármol “Tonto será el que vaya a pasar la noche en el velorio despabilado y con nada en el estómago…”. Aquí se refiere a los comestibles y bebidas acompañados de los chistes no pueden faltar para amenizar y desmitificar el dolor. Los compungidos- que son los pocos – se suman a los demás aunque de vez en cuando van hasta el ataud para ver el difunto y acompañarlo en su último descanso.

Los gastos que ocasionan un velorio y el entierro del difunto
En la actualidad las horas y los días que siguen a una defunción resultan particularmente difíciles y emotivos para el entorno más cercano a la persona fallecida, la eficiencia y rapidez con que las empresas funerarias realizan todas las gestiones relacionadas con el deceso permiten a la familia concentrarse en sobrellevar con entereza el duelo adoptando las decisiones prácticas relacionadas con esa muerte y atender a parientes y amigos, pero hay el aspecto económico que incluso en esos momentos tan dolorosos no puede dejarse de lado. Organizar un sepelio o lo que es lo mismo contratar los servicios de la funeraria representa un importante gasto que puede desequilibrar la economía doméstica de muchas familias. Las empresas funerarias no dan crédito y si no cuentas con lo exigido un pagaré asegura la inversión.

Los precios
Por las dificultades que presenta incluir el precio de la tumba (fosa, ataud, traslados, arreglo del difunto (autopsia), maquillaje y traslado del difunto hasta su última morada (el cementerio) el costo varía en función del tiempo para el que se realiza la concesión, lo habitual es que no se cedan los espacios en propiedad sino en concesión y por haberse optado a efectos del presupuesto por la inhumación y no por la incineración, estos dos conceptos no se han tenido en cuenta en la comparación en precios han sido igualmente estudiados, de manera que morirse representa un costo bastante alto aunque se haga lo más modesto posible siempre acarrea un gasto para lo cual es necesario firmar un contrato que implique una obligación al deudo y cumplir con él en el menor tiempo posible. No hay otra alternativa que no sea salir del difunto en el tiempo necesario.

Hay que hacer un trabajo en el cementerio: La tumba arreglada y con una buena construcción
Ahora en estos tiempos hasta el mármol blanco y negro es reemplazado por pinturas, paisajes y escenas que aluden al difunto que tiene allí su última morada, verdaderos epitafios a todo color en que los deudos invierten en el camposanto, dadas las exigencias de la sociedad consumista.
Como dice Mármol “Si por algo no quisiera morirme es por eso del velorio…” pero, además hoy, creo que más que eso es por la deuda que le dejamos a nuestros familiares que tienen que arreglárselas para pagar en el menor tiempo posible.
¡Es costoso morirse!

Por eso es preferible irse preparando en vida para lo inevitable. Lo cierto es que una fórmula matemática se cumple: mientras más años de vida tengas, más cerca está tu turno de ser el anfitrión de tu despedida sin --poderla compartir con tus familiares y amigos.
_____________________________________________________________
______________________________________________________________





LOS TIRANOS O FANÁTICOS DE NUESTRO TIEMPO
No estoy en contra de los grupos, que de buena fe, se dedican a buscar una mejor convivencia en la vida para lograr mayor estabilidad emocional. Ellos apuestan a una mejor calidad de vida. Jamás estaré en contra, porque en varias oportunidades, me he unido a uno de esos grupos y estando en ellos, me he sentido feliz y satisfecho de la labor desplegada.

Fanáticos y afiebrados: Pero también es cierto que entre esos grupos existen los tiranos o fanáticos que son los miembros de los grupos que asumen una conducta poco aceptable, ya que con su trato displicente y ofensivo en sus encendidos discursos atacan a quienes no están enrolados en su grupo. Estos fanáticos, afiebrados e intolerantes andan como perseguidores de la humanidad publicando por doquier que ellos, independientemente, son los dueños de la verdad. Me aterran estos tiranos porque hacen que las personas víctimas de sus discursos, se alejen de los grupos hermosos a los cuales pertenecen.
Los fanáticos son peligrosos en todas las ramas, no nada más en la religión. Los Talibanes detestan a Estados Unidos porque no van de acuerdo con su moral. Todo fanático no usa el dicernimiento, sino que actúa emocionalmente y sólo atina a ver en blanco y negro y no se dan cuenta que al estar satanizando todo lo único que logran es estar invocando al objeto que creen combatir. No saben distinguir entre el bien y el mal, utilizan hasta la calumnia para lograr sus objetivos peligrosos. Sus argumentos los esgrimen hasta con una sonrisa en los labios, como si estuvieran presos en un delirio místico.











Los ecologistas, los naturistas y los vegetarianos: Me refiero a grupos tan importantes como los Ecologistas. Este grupo que en los últimos tiempos ha tenido un gran desarrollo con su campaña para concienciar al hombre y evitar el deterioro y destrucción del medio ambiente, del paisaje natural que tanto nos da para el enriquecimiento físico y espiritual. Los fanáticos se encargan de convertirse en policías despiadados contra los que no han tenido la oportunidad de recibir un mensaje adecuado para entender que el medio ambiente es de todos y para todos. Debemos cuidarlo; los naturistas, que ese grupo que se afianza en la doctrina que preconiza el empleo de los agentes naturales para la conservación de la salud y el tratamiento de las enfermedades, con la exclusión del empleo de medicamentos y de cirugías. Los medicamentos naturistas son importantes y muy sanos, pero no podemos olvidar a la medicina como ciencia milenaria; los vegetarianos, que preconizan el régimen alimentario en donde entran exclusivamente vegetales u otras sustancias de origen vegetal. Esto es el vegetarianismo. No hay que ser tan extremistas y creemos en una dieta equilibrada que garantice que se cubren los requerimientos de energía y nutrientes que necesita nuestro organismo. Pero los fanáticos de este renglón, si tú no eres vegetariano, y ellos se enteran, son capaces de hacerte un “asco” en tu propia cara, con todo el irrespeto del mundo.









Los moralistas: son aquellos que se apoyan demasiado a ciertas reglas, se rigen por sus propias éticas y nunca romper con sus principios elementales. Pero ellos, son capaces de ser tolerantes, sin que se confunda el ser con el deber ser. La moral nos enseña a decir la verdad. Pero sus fanáticos, llegan a convertirse en maniqueístas. Estos fanáticos llegan a ver en cada rostro que pasa por su lado a un homosexual o a una lesbiana, además, los recriminan. Para ellos, estas personas son abominables y acreditados para las “pailas del infierno”. Con estas actitudes jamás podemos defender la valía del ser humano. El hombre es una unidad integral y supone verlo con todos sus valores materiales y espirituales pasados, presentes y futuros. Significa que al hombre hay que contemplarlo dentro de su entorno cultural, histórico y social, con su pensamiento y su acción, con sus aciertos y errores. El hombre, en definitiva, es digno de respeto. Por tal motivo, la palabra “homosexual” no debe ser tratada con cargadas connotaciones peyorativas. “Es la condición humana de un ser personal que en el nivel de la sexualidad se caracteriza por la peculiaridad de sentirse constitutivamente instalado en la forma de expresión exclusiva en la que el partner es del mismo sexo”. El homosexual es un ser humano con una condición y un destino perfectamente humanizable y humanizante.









Los gimnastas: son aquellas personas que salen a diario de los gimnasios, trotan y corren por las avenidas o visitan a diario los parques de su vecindario. Los gimnasta-fanáticos realizan una gimnasia brutal con esfuerzo agotador, acompañado de su discurso con igual intensidad, promoviendo la campaña para obtener una apariencia de acuerdo a los patrones preestablecidos por la sociedad consumista, En realidad no buscan como fin último un mejor estado de salud, sino más bien una búsqueda patética de aprobación. Solemnes discursos salen de estos fanáticos que al mismo tiempo se sienten con derecho para desprestigiar a aquellas personas que no practican la gimnasia o el deporte. Además están los físico-culturistas llenos de esteroides anabolizantes para conseguir admiradas proporciones como las de las “misses” y los “mister”. Bueno, esto es otra cosa.












Los lectores de la Biblia y los grupos de oración:









Estos creyentes invitan con su discurso a volver los ojos al Dios Salvador en un mundo indiferente, pero los fanáticos, lejos de lograr que se les escuche, alejan y lo que provoca es estar a cien metros de distancia de ellos.

No paran de hablar y convencidos de que El Señor está con ellos promueven cambios memorizando pasajes de la Biblia. Nada convincentes.






Entre los grupos de oración, se "cuelan" los fanáticos, y en vez de colaborar con la iglesia, personifican la verdad y la prepotencia. Ellos, los fanáticos, utilizan abiertamente la calumnia, la mentira o cualquier otro artificio bajo y obsceno, para descalificar y no perder su hegemonía entre el grupo. Lastima que esto suceda, porque "los grupos de oración" tienen un alto sentido de responsabilidad ante Dios y ante la Iglesia, que es mi iglesia católica, apostólica y romana.










Los No-fumadores.
Estos fanáticos son los más radicales, creo yo, porque son hasta peligrosos, en sentido de que llegan a irrespetar abusando física y espiritualmente de los fumadores. Estamos conscientes de cómo el fumador se suicida, pero no podemos contribuir a su suicidio con un discurso tan dramático que los convierten en perseguidos del mundo. No. Ese no es camino para lograr una toma de conciencia.








Los fanáticos y su neurosis: Los fanáticos buscan a las personas para echarles encima su neurosis. En los fanáticos hay una patología digna de atender y para esto es necesario que los grupos para quienes trabajan, se esfuercen en orientarlos de manera que se consoliden y logren mayor efectividad, deben atender el discurso de sus miembros y sanarlos psicológicamente para el bien de la humanidad. Los falsos moralistas, los racistas, los xenofóbicos y los olvidadizos del pasado, esos que se rasgaron sus vestiduras defendiendo posiciones hoy contrarias, tienen que detener el paso, para revisar sus alforjas.









Sin fanatismo podemos dar un buen mensaje: Un buen mensaje lleno de pasión, de buena voluntad y con las palabras más amorosas, llega más rápido al corazón que el de una persona desorientada.









Sin fanatismo todos somos importantes: No es mi intención con este artículo polemizar con algunos en particular. Nada por estilo. Sencillamente lograr, si es posible, arrancar una reflexión en mis amigos. Indudablemente, hago contacto con algunos grupos, pero ninguno de ellos merece mi crítica negativa. Todos tienen sus objetivos y su razón de ser. Ahora bien quiero recordar que Hitler amó tanto a su país, hasta el fanatismo, que en nombre de ese amor hizo crímenes horrorosos, y su gente se enfermó de un sectarismo brutal.


________________________________________________________
________________________________________________________




EL MACHO MÁS RARO DEL MUNDO

Revisando la vida de los animales
Me encontré que los hipocampos o mejor conocidos como “Caballitos de mar” tienen una de las estrategias reproductoras más interesantes. Contra la norma, los machos de estas especies se "embarazan". Esto es, reciben una carga de huevos fecundados por parte de la hembra, que es depositada en una bolsa que posee el macho donde serán cuidados durante dos o tres semanas hasta que las pequeñas crías puedan emerger. Son padres excepcionales y fuera de serie. Las hembras, o sea, las madres traspasan sus huevos con ayuda de una papila genital a los machos, donde pueden desarrollarse bien protegidos. Al mismo tiempo, los cónyuges no se separan, siguen unidos. Durante el embarazo, el caballito macho suministra oxígeno y nutrientes a sus hijos a través de una red capilar de la bolsa que ellos poseen.

El macho que da a luz
El macho, después de unas pocas semanas, da a luz a sus crías, ya totalmente desarrolladas, con verdaderos dolores de parto, y las sujeta en algún substrato con la ayuda de su cola. ¡Qué bella historia!. Esta estrategia puede parecernos rara, pero es ecológicamente válida. La evolución definió para la especie este tipo de hábito reproductor, y sin duda alguna funciona. Pero, aunque me gustaría catalogar al caballito de mar como el macho más raro del mundo, debo reconocer que la radiación adaptativa en los peces es tan amplia que uno no puede más que etiquetar este caso como poco común..

Los Caballitos de Mar.
Conocidos por todos por su simpática anatomía, fueron clasificados por primera vez por el Barón de Cuvier en 1829. La especie más abundante en el Mediterráneo recibe el nombre científico de Hippocampus guttulatus. El caballito de mar está en peligro extinción. La pesca incontrolada amenaza el futuro de esta misteriosa y bella criatura que parece salida del lápiz del dibujante de cuentos Arthur Rackman y destinada a poblar nuestros sueños como acompañante de sirenas, ondinas y nereidas. No podemos permitir que esta especie, que este macho raro deje de existir, porque es un digno ejemplo de paternidad.
Y siguiendo la nota de los animalitos, hay otros que ante los grandes momentos emotivos que viven, se estremecen, se paralizan, se contraen, se meten en sus caparazones, quedan inmóviles, casi como muertos, cuando les toca asumir un papel importante en la vida. En todo caso es un acto instintivo. Tanto el de los Hipocampos como de cualquier especie animal son manifestaciones propias del instinto y nada más; aún, no se ha comprobado lo contrario.


Un ser humano es padre desde el momento preciso que tiene la idea de la paternidad.

Es una responsabilidad, es una condición intrínseca del hombre. Y no es algo instintivo, es un acto de razonamiento, de voluntad y de amor. Los humanos contamos con estas tres potencias que nos permiten diferenciarnos del resto de los seres que pueblan la tierra. El ser humano, hombre y mujer busca durante su existencia ser pleno y para ello trabaja durante toda su vida. Esa plenitud o realización la encuentra mediante la donación de sí hacia otro, encontrando el significado de su vocación al amor personal. Así, el ser humano puede desarrollar su vocación personal al amor conyugal, paternal-maternal, lo que implica hacer vida la misión de paternidad responsable, a través del conocimiento y respeto de las leyes de transmisión de la vida, conocimiento y educación del impulso sexual, cultivo de la generosidad y vinculación con el orden ético dado por la recta conciencia.

Paternidad responsable

Un estudio sobre paternidad responsable en Centroamérica confirma su veracidad al revelar que los hombres evaden el cumplimiento de sus obligaciones alimenticias para con sus hijos no reconociéndolos legalmente, aunque irónicamente, en las encuestas digan que sus hijos «son lo más importante en su vida». Pienso que hay que remover las conciencias, y sobre todo, incluir una potente carga de profundidad contra la paternidad irresponsable. Hoy, cuando tener hijos parece haberse convertido más en un derecho de los padres que en un deber para con los propios hijos.


La paternidad irresponsable

– cuando el padre se desentiende, en parte o por completo, de la manutención, crianza y educación de sus hijas e hijos– a menudo es considerada una conducta incorrecta pero a la vez, natural, porque “los hombres son así”. En realidad, la paternidad – responsable o no – es algo que aprendemos, algo construido a través de las costumbres, la educación y las leyes. Pero esto va más allá de la responsabilidad de un padre para con sus hijos. Esto va mucho más allá. Me refiero al amor y a la protección. Con esa misma arrogancia para deslastrarse de sentimientos nobles. La vida psicológica humana muestra una gran riqueza en relación con la diversidad de los estados de ánimo, propósitos, actitudes, sentimientos, emociones, ideas, necesidades, intereses, valores e ideales. Todo ello se presenta en forma tan variable, errática e imprevisible, que pareciera no responder a ninguna lógica.

¿Qué es ser padre?

Hay momentos en la vida en que uno se pregunta ¿Qué es ser padre?. Hay quienes sostienen que el que engendra pasó de moda, pero el que cría y enseña puede que se lleve los honores; esta opinión luce en complicidad con conductas inadecuadas e insanas, creo que padre es aquel que responsablemente engendra, da amor y ayuda a su hijo a alcanzar una meta en la vida.

Padre: protección y amor

Parece difícil para un hombre entender que ser padre significa amor, pero no es así. No hay ninguna dificultad para que un hombre vele por sus hijos, prodigándolos de amor y protección. Esto no es una condición que solamente le corresponde a la madre. Ambos, tanto el padre como la madre se “embarazan” y los dos sin distinción, se convertirán en soporte sentimental del proyecto de vida: los hijos.

Papá y mamá

El rol del padre, en sinergia con el de la madre, es el componente básico para el desarrollo positivo de los niños. Ambos son, en principio, los educadores por excelencia; de ellos los hijos aprenderán el amor, la tolerancia, la solidaridad, la ayuda mutua y la confianza en sí mismos. Una conducta reflexiva, serena de los padres, puede contribuir en la educación, en la armonía y el equilibrio emocional de los hijos. La ausencia del papá tiene represiones negativas en los hijos. Algunos, se desentienden tan fácilmente y hasta dejan de querer a sus hijos cuando dejan de querer a las madres de ellos. ¿Qué cosa, verdad?, pero, se dan casos. Ojalá y espécimen como éste se extinga al cambiar de opinión, dándole salida a la parte humana del asunto.

Mis hijos ya crecieron...

Son profesionales, un hombre y una mujer independientes y ya fuera del hogar familiar, pero para mi esposa y para mí siguen siendo los niñitos a quien le hemos dedicado nuestras vidas. Ellos no nos pidieron que los trajéramos al mundo. Llegaron como fruto del amor y la libre voluntad de tenerlos. Eso no impidió, como no ha impedido que nosotros hagamos nuestras vidas. A través de los años les hemos suministrado amor y respeto en el trato continuo. No importa la edad que tengan, estén o no estén con nosotros, ellos, siguen siendo nuestros hijos. Los hijos son una responsabilidad para toda la vida. Sé que hay otros padres mejores, pero estoy seguro que como tal puse y sigo poniendo en mis hijos toda mi entrega con la complicidad de mi esposa. Sin ella tal vez me hubieran sido imposible algunos logros. Ser padre, es mi bandera de vida.

Los hijos infinitos

Andrés Eloy Blanco en “Los hijos infinitos” dice: ... cuando se tiene un hijo... cuando se tienen dos hijos, se tienen todos los hijos de la tierra, los millones de hijos que con las tierras lloran... se tiene la alegría y el ¡ay! del mundo en dos cabezas, toda la angustia y toda la esperanza, la luz y el llanto, al ver cuál es el que nos llega, si el modo de llorar del universo o el modo de alumbrar de las estrellas... “

0 comentarios:

Publicar un comentario