SUEÑA, PIENSA, CREE.......y ATREVETE
Aquí en mi blog quiero tener siempre leyéndome, viendo mis fotografías y enviándome sus mensajes a mi familia, a mis amigos, y a esa gente que ha estado conmigo en algún momento. Los que viven lejos y los que viven cerca, los viejos amigos y mis amigos viejos como yo. Los amigos más recientes. A mis reinas de todas las Ferias, a las “misses” amigas y a mis modelos que siempre compartimos en tantos eventos y a mis alumnos y alumnas de mis clases de oratoria. Los que veo todos los días y los que raras veces veo, los que siempre recuerdo y los que a veces olvido. Esas personas que sin querer me causaron daño o me ofendieron, aunque no olvido una ofensa a mi espíritu, digo como la escritora Edith Wharton “ la vida recubre esas ofensas con un rápido bálsamo, y quedan registradas en un libro que rara vez abro. ". Así que también las quiero en mi blog. Sin duda alguna, también quiero a esas personas que han estado conmigo en momentos difíciles y en esas horas donde se comparte felicidad. Y sobre todo, aquellas personas que me enseñaron tantas cosas hermosas y los que tal vez aprendieron de mí, pero por favor… ESCRÍBANME.
lunes, 27 de septiembre de 2010

Publicaciones

EN ESTA SECCIÓN
- Los Hermanos Maristas. Colegio Nuestra Señora de Chiquinquirá. Maracaibo. Estado Zulia
- Liceo Jesús María Portillo. Mene Grande. Municipio Baralt. Estado Zulia.


LOS HERMANOS MARISTAS
Mis maestros
Según datos recogidos: “... Marcelino Champagnat era un sacerdote francés que al terminar el seminario, con 27 años de edad, fue destinado a Lavalla, un pueblecito medio perdido en los montes de Pilat, en la diócesis de Lyon. Allí se dio cuenta del lamentable estado en que se encontraba la enseñanza y la formación religiosa de los niños y jóvenes, fruto de la Revolución Francesa y de la despreocupación familiar...

Hermanitos de María....

Pronto acometió la labor de fundar un Instituto de Hermanos dedicados a la enseñanza y la educación cristiana de la juventud, especialmente la menos favorecida por los medios sociales y económicos. A estos jóvenes los llamó «Hermanitos de María», poniendo al Instituto bajo la protección de la Virgen, a la que profesaba especial devoción...”. Lo que hoy se conoce como la congregación de los Hermanos Maristas.


El Colegio Nuestra Señora de Chiquinquirá...

en el que actualmente se imparte primaria y secundaria, es dirigido por la Congregación de los Hermanos Maristas, organización religiosa fundada por el Padre San Marcelino Champagnat con la finalidad de atender a los niños y jóvenes y hacer de ellos "buenos cristianos y virtuosos ciudadanos".

Los Hermanos Maristas...

son una comunidad de consagrados que en seguimiento a Cristo, pretenden dar testimonio de amor al Padre mediante el amor y servicio a Cristo y a los hombres, en los niños y jóvenes especialmente. Una de las metas de Los Maristas es conjugar la excelencia académica, el conocimiento y la vivencia de la fe cristiana, es decir lograr un desarrollo humano y cristiano a plenitud en los alumnos, esta comunidad tiene por finalidad no sólo la educación, sino ayudar al alumno para que se realice como persona de manera plena e integral de acuerdo a su propio desarrollo.

Maracaibo es la cuna de la historia de los Hermanos Maristas en Venezuela...

la Iglesia de Venezuela nacionaliza el Concilio Plenario de 1899 en 1904 cuando se reúnen por primera vez los miembros del Episcopado, fruto de esta reunión, es la publicación, en 1905 del documento que lleva por título "Instrucción Pastoral del Episcopado Venezolano al Clero y Fieles de la República". La mencionada Instrucción hace énfasis, entre otros, en tres aspectos: seminarios, prensa católica y escuela católica, aspectos estos, en los que también hace hincapié la Carta del Papa Pío XI -con fecha 5 de julio de 1923-, a los obispos venezolanos. En esa misma fecha la construcción del Seminario y el 2 de enero de 1924 sale a la luz el primer número del Diario la Columna, para completar la trilogía sólo le faltaba la escuela católica. El primer intento venezolano para traer a los Hermanos Maristas partió del presbítero valenciano Víctor Julio Arocha. En 1922 escribió al Hno. Diógenes, Superior General, solicitándole tres Hermanos para dirigir una escuela que deseaba fundar. La respuesta del Superior fue negativa por carecer de Hermanos en ese momento.

Dice la historia que:

“... El 5 de octubre de 1925, a las 8:30 a.m. se daba inicio a las clases en los salones del seminario, tras unas breves palabras del director – Hermano Ildefonso Gutiérrez - los 38 alumnos presentes fueron introducidos en un salón para someterlos a un examen de conocimientos que habría de determinar en cual de los tres grados abiertos se ubicarían. Al frente de los grados se encontraban el Hno. Emeterio, 1er. Grado, Félix Anselmo, 2do.Grado, y Sebastián José, 3er Grado, finalizado el examen se les hizo entrega de los libros y cuadernos correspondientes y se les despidió hasta el día siguiente. Había nacido en ese momento el Colegio Nuestra Señora de Chiquinquirá...”.
El 17 de mayo de 1942 Monseñor Godoy procedió a la bendición de la primera piedra de lo que es en la actualidad el Colegio Nuestra Señora de Chiquinquirá, tras 17 años de promesas y esperanzas se comenzaba a hacer realidad un sueño que había llegado con los primeros Hermanos. Al frente de las obras quedó el Hno. Ildefonso, mientras el Hno. Doroteo tomaba la dirección del colegio de Chiquinquirá y el Hno. Blas Emilio del Champagnat. El 31 de julio de 1943 se fusionaban los dos colegios de Maracaibo en el que en adelante tendría como sede la avenida Santa Rita, el 26 de abril de 1946 Monseñor Godoy bendecía la capilla y ponía fin a las obras del moderno colegio.


Cuando ingresé como alumno del colegio a engrosar las filas del primer grado “B”, mi primer maestro fue el Hno. Emiliano y el Reverendo Hermano Superior era Ildefonso Gutiérrez...

de quien tengo hermosos recuerdos por su forma de tratar a los niños. Llegué el 16 de septiembre de 1948 de la mano de mi tío Eucario Romero Gutiérrez que con mucho candor y dureza al mismo tiempo me dijo: ...Quédate en el salón, yo voy a estar arriba (se refería al primer piso del edificio). Quédate con Gustavo, tu primo...”. Gustavo, era el hijo de José de los Santos Olivares y de su prima Flor Romero, pero en definitiva me quedé en el salón de clases, mi tío, que era profesor de Geografía de Venezuela en bachillerato, fue mi representante y quien se encargó de mi educación.


Cursé toda mi educación primaria y parte del bachillerato en el colegio...

En 1956 por decisión propia mi madre me inscribió en el liceo Udón Pérez de Maracaibo, una decisión bien meditada: quería estudiar en un liceo donde estudiaban mis amigos y vecinos del barrio.

La educación que recibí en el colegio Los Maristas me dejó huellas tristes, alegres y perdurables en mi espíritu...

pero fueron tan importantes los aspectos positivos que hoy los he capitalizado, tanto éstos como lo negativos. Yo parto de la idea de Isabel Allende cuando dice “La infancia feliz es un mito.... ”y cada niño tiene sus propios problemas . yo tuve los míos. “Los complejos enmarañados” de mi infancia posiblemente se debieron lo que en una oportunidad dije: era un niño itinerante, y en ese proceso estudié en un colegio privado para niños de familia “acomodada” y mis padres vivían en un barrio al norte de la ciudad de Maracaibo, lo que para mis compañeritos del colegio, era algo así como que yo vivía en la jungla de Tarzán.
En 1950 se celebraron las bodas de plata del Colegio éste había alcanzado madurez y prestigio, la ciudad expresó su agradecimiento y homenajeó a los Hermanos con distintas actividades, figuraba como director el Hno. Blas Emilio y componían la comunidad 25 Hermanos, en sus aulas se formaban 930 alumnos. En esa época yo estaba en el colegio y me imagino que participé en los actos conmemorativos en el patio central.

Fueron ocho años de caminar por los mismos pasillos...

cambiar de aulas, jugar en el patio grande, visitar el oratorio de la Inmaculada Concepción, con su bella imagen murillesca en el altar del centro y cumplir con actos especiales en el bien recordado patio central.



La familia Marista...

Todos los actos se revestían de particular solemnidad y en tal sentido nos reunían en ese mismo patio. Escenarios de tantos y tantos episodios que me vieron crecer y madurar durante todo ese tiempo, en los cuales aprendí que lo más importante en mi vida era la familia, tanto la familia Marista, como mi propia familia, los Hermanos Maristas durante mi permanencia en el colegio, me enseñaron que lo primordial era la confianza y el respeto hacia los demás, aquella frasecita que nos repetían durante muchos años: "no hagas a otro, lo que no quieras que te hagan a ti" fue la que me moldeó y me ayudó a construir lo que soy hoy en día.

El fervor mariano base fundamental de la educación Marista...

en la cual jugaron un papel muy importante aquellos maestros-Hermanos que me formaron y supieron comprenderme: Emiliano, Antonio y Vicente, personas a las cuales recuerdo y les agradezco por todos esos momentos que me brindaron a su lado, pero de especial recordatorio es el Hermano Emiliano, quien me recibió en primer grado y en quinto grado, todos y cada uno de ellos en particular supieron en mayor o menor grado lo de mi condición de niño triste a ratos. El crecer no fue fácil, en parte porque la mayoría de mis compañeros pertenecían a un nivel económico superior al de mi familia; los niños siempre quieren lo que los demás tienen, sin embargo eso me motivó a siempre aspirar más alto, esforzarme para alcanzar mis metas, lo que definitivamente alcancé.

El mundo cristiano es cosa distinta del cristianismo.

Yo soy católico, apostólico y romano, defiendo mi iglesia hasta morir por principio. Cristianismo es iglesia (significación religiosa y espiritual), designa una fe y una vida sobrenatural. Iglesia es la Biblia, la palabra de Dios, el antiguo y el nuevo testamento. Católico es aquel que cree y profesa la religión de Cristo y obedece a sus legítimos pastores que son el Papa y los Obispos, ya aquí caemos en el mundo cristiano que es lo temporal y lo terrestre, es referido a la cultura y los dictámenes de los hombres en la tierra, yo respeto a mis obispos y sacerdotes, pero no puedo aceptar, como no acepto, y menos aún, a quienes en nombre de la Iglesia son capaces de cometer errores de omisión y de no entender que los hombres somos todos iguales sin distingos de razas y clases sociales.

Mis amigos del colegio
En esos primeros años de colegio mis mejores amigos fueron Frank Rawlins, Fernando Montero, Giusseppe Sainaghi y Hugo Blanco, terminamos la educación primaria juntos, ya no sé que será de sus vidas, a pesar de que entonces éramos muy unidos no he tenido más contacto con ellos. Compartí amigablemente con Antonio Arrieta, Rafael Urdaneta, Stein Silva Negrón, Antonio Salom, Armando Muratori, Manuel Garza y con los hermanos Rodolfo y Alfredo Romay, a todos ellos en su mayoría, les he perdido la pista.
Muchas anécdotas las puedo haber olvidado y otras prefiero no contarlas. Me gusta hablar mucho de lo positivo... Lo negativo lo cuento personalmente porque creo que tiene implicaciones con mis principios cristianos y a esos principios les debo mucho respeto, no culpo a mi religión de los errores de los cristianos, por eso creo que es un tema para discutir personalmente.

Las competencias deportivas
De ese tiempo recuerdo las competencias en Juegos Olímpicos, un espectáculo donde los niños tuvimos la oportunidad de destacarnos en alguna categoría; recuerdo el mes florido de mayo dedicado a Nuestra Señora, el regalo que en el mes dedicábamos a María, era el ofrecimiento alegre de sacrificios y actos de buena fe. Detalles llenos de amor para llenar la “hoja de Ofrendas”; el primer viernes de cada mes, día consagrado a honrar el Santísimo Corazón de Jesús, muy de madrugada al colegio, y al terminar los oficios, desayunar con los Hermanos lo que constituía una hermosa experiencia; el primer sábado de cinco meses consecutivos era la promesa de Nuestra Señora en Pontevedra, de ser asistido en todas las gracias necesarias para la salvación y la fiesta en honor a Nuestra Señora de Chiquinquirá que en medio de cantos y alabanzas, nos reunían en el Oratorio. La ilusión y la alegría propias de toda fiesta se incorporaban con un contento interior para honrar a la patrona del Colegio.



Foto del Colegio de Los Maristas, cuando estudiaba 5to. Grado, yo soy uno de los que está de rodillas en compañía de John Ríos, Antonio Salóm y el otro no recuerdo, pero están en la foto Douglas Soto, René Romero, Kurt Schneider, Hebert Struve, Walfredo Sánchez, Nelson Rios, los hermanos Rodolfo y Alfredo Romay, los hermanos Unaldo y Enrique Villalobos, Giuseppe Shainaghi, Stein Silva Negrón y Demóstenes Tiníaco entre otros... Nuestro maestro era el Hermano Emiliano...Estamos en el frente del colegio con el uniforme de gala... Año: 1953
Formé parte del maravilloso ejército mariano de los Legionarios de María, realizando un trabajo eficiente, cumpliendo con el rosario en familia y la catequesis. La Legión de María es una asociación de católicos que con la aprobación eclesiástica, han formado durante mucho tiempo una legión para servir a la Iglesia en su perpetua lucha contra el mundo y sus fuerzas nefastas, acaudillados por la virgen que es “bella como la luna, brillante como el sol, y - para el maligno y sus secuaces- terrible como un ejército en orden de batalla: María Inmaculada, medianera de todas las gracias”, ejército del que deserté cuando me fui del colegio, creo que esto si lo lamenté y luego recordaba con nostalgia cuando estudiaba en el Liceo.

Con Los Maristas aprendí hábitos, actitudes y valores que me dieron otra visión de la vida en lo personal y en lo profesional.
Aparte me críe en un ambiente donde cultivé y practiqué las virtudes humanas y cristianas en una continua búsqueda de la verdad, en la entrega generosa al servicio de los demás, en la solidaridad con el que sufre y posee menos, en su responsabilidad con la comunidad para llegar a ser una persona crítica y reflexiva en sus actuaciones, todo esto me dio la oportunidad de afianzar mi pensamiento religioso iniciado en mi hogar. Decía el Padre Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos Maristas, que dejarse llevar por las dificultades multiplica las penas de la vida y acaba destruyendo lo mejor del corazón.
La fachada interior del Colegio de los Hermanos Maristas, la entrada a las clases, el salón de clases y el enorme patio que servía de recreo para todos los cursos constituyeron mi mundo, es el patio más grande de cualquier colegio al que haya asistido posteriormente, este fue el recinto escolar al que ingresé por primera vez, durante todos esos años recuerdo que todavía se cantaba el himno a Nuestra Señora: “Oh María, Madre Mía..., por las mañanas antes de entrar a clase con todos en formación, las oraciones matutinas (laudes) y las oraciones para dar gracias por la jornada del día (las vísperas), la hora del recreo era toda una aventura debido a la gran extensión del patio, con tan solo darle la vuelta era suficiente para que se cumpliera el tiempo del mismo.
El edificio era muy grande y sigue siéndolo, con todas las instalaciones, canchas, amplios salones, y muchas cosas más. Tres pisos, la planta baja era para la primaria, el primer piso para la secundaria y el segundo piso eran las habitaciones de los Hermanos, sitio que no visitábamos, creo que estaba prohibido para los estudiantes, podíamos realizar muchas actividades, las clases eran mañana y tarde, allí conseguí amigos de quien conservo buenos recuerdos, ¡sólo recuerdos!.


Tan grande era mi colegio como es muy grande el recuerdo...

las vivencias, el aprendizaje, el mensaje que hoy tiene honda repercusión en mi vida, todo cuanto viví dentro de ese recinto me acompaña hoy en día, transformando mi vida gracias a esas verdades que sólo el tiempo puede atesorar. ¡Enhorabuena! Puedo decir que todo cuanto soñé lo he conseguido, gracias en parte, porque soy ex – alumno de Los Maristas.


LICEO “JESÚS MARÍA PORTILLO"
MENE GRANDE. MUNICIPIO BARALT

Un poco de historia... En 1952, se reunieron el inspector Antonio Ferrer, Agustín Fuenmayor, Ángel Rosendo Medina y el doctor Jaime Ruiz para concretizar lo relacionado con la creación de un instituto de educación secundaria, para la población de estudiantes que egresaban de educación primaria en Mene Grande. El nombre del liceo fue propuesto por Fuenmayor y esa propuesta fue aceptada: Liceo Simón Bolívar. Su primer director será Armando Zúñiga y el local se ubicó en el sector “Niquitao”. La inauguración del “Simón Bolívar” fue un gran acontecimiento. El año escolar 1952-1953, fue el inicio de la educación secundaria para los baraltianos, que ya no tenían que emigrar de su lar nativo para otras poblaciones. Los profesores se escogieron entre los profesionales que laboraban en la zona. Personas que gozaban del aprecio entre la población y que eran, por sobre todas las cosas, personas idóneas, como estaba establecido en la ley de educación. El Liceo funcionó unos cuantos años, pero con el tiempo se cerró por falta de atención y preocupación por parte de los directivos encargados de su gestión.

Asociación de Bienestar y Cultura (ABC)
Bajo el patrocinio de la Asociación de Bienestar y Cultura (ABC) de Mene Grande, en 1966, crea dos institutos de Educación Secundaria: un liceo, bajo la dirección del Doctor Enrique Pérez Hernández y la Escuela Técnica Agropecuaria bajo la dirección del profesor Juan Navarro Fuenmayor. Estos dos institutos vienen a llenar una urgente necesidad y un gran avance en materia educativa en la comunidad del distrito Baralt. Por otro lado, el Presbítero Ceferino Solis crea una escuela de Secretariado Comercial en Mene Grande, en el Campo Buenos Aires. Ya en San Timoteo se había creado, con carácter privado, un instituto de educación secundaria dirigido por el profesor José Vanegas con el nombre original de EDUCA y posteriormente se identifica con el nombre de Centro Pedagógico Baralt.

El Liceo ABC. La nacionalización. 1970.. Creación IV... El Ministerio de Educación decidió nacionalizar el Liceo ABC. La nacionalización se hizo efectiva en octubre de 1970, a través de la Oficina Regional de Educación (ORE), Región Zuliana, quien decide crear un liceo para Mene Grande, con el nombre de Creación IV: Antonio Romero Prieto (Director), Aracelis (Chela) Delgado (Secretaria), Miguel Oropeza Camacaro (Obrero) y los profesores: José Marcano, José Luis Duarte, Juan Navarro Fuenmayor, Cleofe Navarro, José Enrique Vera Mejías, Eslee Badell Galué, Nelson Araujo, Jesús María Antúnez, Andrés Eloy Burgos, Ceferino Solís, Etanislao Moya Moya, José Asdrúbal Matos, Irma Sosa, Carlos Montero, Vicente Izarra y Malba Leonor Ford Grant. Este personal atendió a una inscripción de 466 alumnos (218 varones y 248 hembras). Se nombró la directiva de la Sociedad de padres y Representantes conformando sus primeras directivas el Doctor Jesús María González, Daniel Silva y Margarita Gallardo. Se contó con la colaboración de muchos padres y representantes que no siendo directivos de la sociedad, rindieron un gran aporte al crecimiento de este centro educativo. Los nombres de Senair Corobo de Roa, Adriano Alizo, Giuseppe Stella, Bruno Molina, Rosa Santaniello de Sinescalchi, Hérmito Blanco, Dominga de Chirinos, Pietro Antinori, Carmen Salazar, Florentino Rivas, Francisco Girmenia, Diva de Piñeiro, Hilda de Piña, Víctor Andrade, presidente de la Junta Comunal y del Señor Jesús María “Churchil” Prado, como presidente del Concejo Municipal de la comunidad baraltiana. Estas personas estuvieron siempre atentos en colaborar para que este instituto educacional creciera. Tanto que, con ellos contamos, cuando iniciamos las actividades en octubre de 1970. Recibimos el pago a los profesores y a los gastos administrativos en mayo de 1971.

“Creación IV” no fue incluido en el presupuesto nacional para el año 1971. Durante esos ocho meses contamos con los Padres y Representantes y evitar, de este manera, suspender las actividades docentes. Durante ese tiempo con ellos, nos enfrentamos a los embates económicos. Las gestiones de la Dirección del plantel fueron avaladas por los señores Ramón Bermúdez, en su condición de presidente del sindicato petrolero y de Alfonso Bellera Mirabal, como supervisor del Distrito Escolar No.5, Zona II, Región Zuliana. En mayo de 1971 se regularizó la situación. En la Oficina Regional de Educación (ORE) Región Zuliana contamos con la colaboración del Profesor Nolberto Antonio Valbuena y la profesora Marlene Parra de Villaronga, funcionarios competentes que en todo momento estuvieron abocados a la solución del problema presentado por la institución.

“Creación IV” comienza a funcionar (1970-1971) en la sede donde funcionó antiguamente el muy recordado Club Victoria, en el Campo Delicias... frente al Mercado Principal de Mene Grande y al fondo las instalaciones del Club Zumaque y el Campo Deportivo “Pachencho Romero”.


Cuatro secciones para el Primer año, dos secciones para el Segundo Año, una sección para tercer año y una sección para Primer Año de Ciencias. Se tomó la prosecución de los estudiantes del “ABC”.

El espacio se hace insuficiente y se traslada, por orden del Ministerio de Educación, a otro edificio... Al siguiente Año Escolar (1971-1972), el local fue insuficiente, lo que se hizo necesario, y por orden del Ministerio de Educación, su traslado para el sector Pueblo Nuevo, en el Edificio donde funcionaba la Escuela Nacional “Galanda Rojas de Contreras”, quien pasó a otra edificación. En este nuevo local, y con la promesa de la construcción de una sede definitiva para Creación IV, cambió de nombre por el de “Doctor Jesús María Portillo” por orden del Ministerio de Educación, en honor a este jurista zuliano quien dedicó parte de su vida a la docencia. Durante este año escolar se nombra a la Profesora Eslee Badell Galué como Jefe de Seccional.

La primera promoción de bachilleres: "Br. Amadeo Méndez". Sale la primera promoción de bachilleres en ciencias. Acto que se realizó en las instalaciones del Club “El Menegrandino” en el cerro “La Estrella de Mene Grande”, contando con la presencia de las autoridades del distrito. Esta promoción lleva el nombre de “Br. Amadeo Méndez”, en honor a este estudiante, quien murió trágicamente en accidente de tránsito el día que estaban celebrando una fiesta pro-fondos para la graduación. Hecho muy lamentado por la comunidad baraltiana. Al año siguiente, 1972-1973, se nombra al Licenciado Lorenzo Colina Jordán, sub-director del Liceo y al profesor Miguel Ángel Perozo como Jefe de la Seccional No. 2. La inscripción de alumnos fue bastante mayoritaria que se hace necesario la pronta construcción e inauguración del edificio.

Nuevos bachilleres: "Honor a mis padres" y "Lic. Antonio Romero Prieto". La promoción de nuevos bachilleres en ciencia y la primera en Humanidades. “Honor a mis padres” y “Lic. Antonio Romero Prieto” son los nombres de las nuevas promociones, cuyo acto nuevamente se efectúa en el Club “Menegrandino”.

Dirigente Estudiantiles. Los alumnos, y entre ellos los grandes protagonistas de los Centros Estudiantiles. Dirigentes y líderes con un gran poder de convocatoria aprendido en las campañas que años tras años, por Decreto emanado del Ministerio de Educación, celebraban la elección de los Centros Estudiantiles, que tenían como objetivo facilitar el desarrollo del liderazgo de los futuros profesionales del país. Era un espacio para la participación, formación y organización por el logro de reivindicaciones estudiantiles. De esta camada de jóvenes dirigentes recuerdo a Luzmila Vielma, Eddy Núñez, Nelly Vielma, Osmán Méndez, Larry Piñero, Edgar Medina, Jorge Luis “Calingo” Pérez, el Muñeco Arandia, Tama Gallardo, Benito Pérez, Addul Galviz, Ezequiel “Chelo”Pérez y Alberto “beto” Salas.

Los Actos Culturales y el Deporte. los protagonistas de las actividades culturales y siendo los más destacados Teresita López, Iris Pérez, Soraya Chirinos, Marianella Blanco y entre los deportistas recuerdo a Andry Salazar ( Reina del deporte), las hermanas Cobo, Carlos Spósito, Pinto, Arandia, Celestino Scandela, Nelson Sequera, Faustino Gallardo, Edgar Romero quienes lucían desafiantes sus uniformes en partidos amistosos intercursos en las instalaciones deportivas del Liceo.

El año Escolar 1973-1974, finaliza la construcción el nuevo edificio e inicia sus actividades en el edificio de Carorita. Un edificio propio y cónsono con la capacidad para cubrir todas las necesidades de un plantel educativo. Con 35 aulas, para albergar estudiantes de Primero a Quinto año, incluyendo Ciencia y Humanidades. Laboratorios de Física, Química y Biología, oficinas y una cancha deportiva. Su ubicación es en el sector Carorita de Mene Grande, donde estableció sus raíces. El acto de inauguración del nuevo edificio se realiza con la presencia del gobernador del Estado Zulia, Dr. Omar Baralt y las autoridades del Distrito. Sin embargo, esta misma construcción, ha tenido diversas transformaciones, incluso, restauraciones que lo mantienen en el mismo lugar, hasta nuestro tiempo. El acto académico para celebrar la promoción de bachilleres se realizó en el patio central del nuevo edificio.


Paralelamente, en 1973, el Ministerio de Educación inaugura un nuevo instituto de Educación Secundaria en el distrito ( hoy, Municipio) Baralt en el sector Pueblo nuevo, justo en la misma sede en donde había funcionado el liceo Jesús María Portillo, con el nombre de “Creación IV”, que posteriormente se conoce con el nombre de “Juan Pablo Pérez Alfonso”, bajo la dirección del Licenciado Venancio Pulgar Ferrer.

Antonio Romero Prieto renuncia para ingresar como profesor universitario
Para el Año Escolar 1974-1975, se produce mi renuncia y la del profesor Lorenzo Colina Jordán debido a nuestro ingreso como profesores en la Facultad Experimental de Ciencias en la Universidad del Zulia y somos sustituidos por los Profesores Etanislao Moya como director y Miguel Perozo como subdirector respectivamente. Este año Escolar se caracteriza por una serie de cambios en el personal, debido al cambio de gobierno que se ha presentado en Venezuela. Nuevos profesores, nuevo personal administrativo y obrero.

Biblioteca "Lic. Antonio Romero Prieto"... De los egresados, bachilleres en de Humanidades salió la idea y apoyada por el consejo de Profesores del Liceo, me honraron con darle mi nombre a la biblioteca del Liceo. De lo que me siento eternamente agradecido.

El “Jesús María Portillo” y el “Pérez Alfonso”, dos institutos que se constituyen en los puntales de la educación secundaria en el Distrito Baralt ( hoy, municipio Baralt), para la década de los setentas, y es cuando, esta comunidad petrolera y agropecuaria, adquiere gran importancia en cuanto al aspecto educativo. Ya la tenía en otros, tanto que, tiene en su tierra al “Zumaque I” en el cerro de “La Estrella de Mene Grande”, quien es perforado en 1914 y que se convierte en el primer pozo petrolero venezolano y, que a partir de ese momento, su petróleo abre para Venezuela los mercados energéticos mundiales. Justo en Mene Grande, el presidente Carlos Andrés Pérez aprueba la Ley que reservaba al Estado el manejo exclusivo de los recursos producto de la explotación petrolera.

Y la historia sigue...
Estos, en líneas generales, son los acontecimientos más importantes hasta 1975. Acontecimientos que evoco con acentuada nostalgia. Hoy, los portillistas, han mejorado considerablemente, tanto que siempre han ido en ascenso, siempre con una gran confianza en los padres y representantes y en el personal docente. Durante los años que tiene el Liceo Jesús María Portillo ha mantenido su hegemonía en el Municipio Baralt.


Cuando me encargué de este Liceo, al inaugurarlo, tenía 7 secciones y 425 alumnos. En la actualidad ha mantenido su trayectoria de eficacia educativa y excelencia. Es un liceo piloto en donde, en sus paredes, está la formación de treinta años de generaciones de la comunidad baraltiana. El liceo, a cumplido y está cumpliendo su misión, con un privilegio ganado a pulso con los años.

Ser “Portillista” es algo grande... Actualmente cuenta con una matrícula de 1650 alumnos y 60 profesores.

Una experiencia inolvidable
Del municipio Baralt recibí enseñanzas, aprendizajes y mucho afecto por parte de su gente, hasta el punto de que fue y sigue siendo fuente de mi inspiración. Y como muestra un poema, que forma parte de mi poemario “Deshojando el tiempo”:

Un poema de mi autoría para el Municipio Baralt
I
Pueblo Nuevo
noble y asoleado
muestra fiel de un trópico ardiente
pueblo de calles largas
pueblo de calles empedradas
cuna amorosa de sus hijos
y guía del visitante
de las bellas tierras baraltiana

II
También tú, Mene Grande
eres fuente de inspiración
de un bello paisaje de Estrella
y cuna de grandes talentos
nostálgica tierra baraltiana

III
Bellas tierras baraltianas
en ellas El Creador
dispuso ríos, riberas y lagunas
y un valle de exuberante fulgor

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada