SUEÑA, PIENSA, CREE.......y ATREVETE
Aquí en mi blog quiero tener siempre leyéndome, viendo mis fotografías y enviándome sus mensajes a mi familia, a mis amigos, y a esa gente que ha estado conmigo en algún momento. Los que viven lejos y los que viven cerca, los viejos amigos y mis amigos viejos como yo. Los amigos más recientes. A mis reinas de todas las Ferias, a las “misses” amigas y a mis modelos que siempre compartimos en tantos eventos y a mis alumnos y alumnas de mis clases de oratoria. Los que veo todos los días y los que raras veces veo, los que siempre recuerdo y los que a veces olvido. Esas personas que sin querer me causaron daño o me ofendieron, aunque no olvido una ofensa a mi espíritu, digo como la escritora Edith Wharton “ la vida recubre esas ofensas con un rápido bálsamo, y quedan registradas en un libro que rara vez abro. ". Así que también las quiero en mi blog. Sin duda alguna, también quiero a esas personas que han estado conmigo en momentos difíciles y en esas horas donde se comparte felicidad. Y sobre todo, aquellas personas que me enseñaron tantas cosas hermosas y los que tal vez aprendieron de mí, pero por favor… ESCRÍBANME.
domingo, 26 de septiembre de 2010

NO SÓLO TENGO HORMONAS, TAMBIÉN TENGO NEURONAS



NO SÓLO TENGO HORMONAS
Antonio Romero Prieto

"…El hombre y la mujer son los únicos
animales que tropiezan cien veces con
la misma piedra y siguen sin ver con
qué han tropezado…"
….
Las hormonas son sustancias químicas producidas por las glándulas endocrinas y que se mueven por el cuerpo a través de la corriente sanguínea. Controlan muchos procesos biológicos, incluyendo el crecimiento muscular, el ritmo cardíaco, el hambre y el ciclo menstrual. En el hombre, las hormonas intervienen en el mantenimiento del equilibrio del medio interno del cuerpo; se relacionan con las diversas funciones metabólicas; controlan la intensidad de las funciones químicas en las células; condicionan la morfología corporal; actúan sobre el comportamiento, el carácter y la inteligencia. La secreción de las hormonas es vertida al torrente sanguíneo y llevada a todo el organismo.

La adrenalina
La adrenalina (es una hormona de acción, secretada por las glándulas adrenales en respuesta a una situación de peligro) actúa cuando en el entorno se produce una situación de tensión (agradable o desagradable) y el cuerpo precisa adaptarse ella. El sistema nervioso envía la orden de segregar adrenalina. La presencia de la adrenalina no genera una conciencia de peligro, sino que es una respuesta involuntaria frente a la percepción del riesgo. Una vez segregada es enviada a las partes del organismo protagonistas en la ejecución de la respuesta física a la situación tensionante.
Por otro lado, el ser humano está dotado de mecanismos nerviosos, a través de los cuales recibe información de las alteraciones que ocurren en su ambiente externo e interno y de otros, que le permiten reaccionar a la información en forma adecuada. Por medio de estos mecanismos ve y oye, actúa, analiza y guarda en su encéfalo registros de sus experiencias. Estos mecanismos nerviosos están configurados en líneas de comunicación llamadas en su conjunto sistema nervioso.

Las neuronas recorren nuestra columna vertebral.
El cerebro no es el único que controla o moldea nuestra conducta y experiencia. Las neuronas recorren nuestra columna vertebral para formar el sistema autónomo, el cual controla diversos complejos musculares y glándulas. Este sistema nervioso autónomo (SNA) nos mantiene en buena forma, controla el latido de nuestro corazón y La temperatura de nuestra piel. En el
momento adecuado, también nos prepara para “luchar o escapar”, al mandar una señal de descarga de adrenalina o para cualesquiera otros cambios desde nuestro estado “normal” o de reposo.


Las hormonas rigen nuestro comportamiento.
Sin embargo si es posible ser racional aun con las hormonas al máximo. En lo que respecta a asuntos religiosos, simplemente las neuronas no funcionan, pues si funcionaran, sencillamente las religiones no existirían porque todo tiene un ingrediente de fe en lo que se cree y no se discute. Es el caso de los misterios de fe y los milagros…
Cuando estás con alguien y quieres establecer una relación simplemente o planificar una relación de pareja ¿Qué impera más? Está claro que si es por sexo, es la hormona la que piensa... pero en el amor ¿Quién piensa? ¿La neurona o el corazón? ¿Quién debería pensar? Unas personas se guían totalmente por el corazón, y se manifiestan sentimentales. En determinados momentos de la vida, por desgracia, hay que dejar el corazón y nos toca pensar con la neurona ¿Qué piensa mi neurona? Es importante buscar el equilibrio entre neurona y hormona. Ante no saber que hacer, lo importante es la reflexión. Somos nosotros quienes cambiamos nuestro entorno sin temores y sin miedos. Lo importante en esta vida es hacer lo que el corazón y el alma te pidan...Definitivamente: Neuronas y hormonas en equilibrio.

Cuando las hormonas y las neuronas entran en conflicto...
Como diría George Gordon Byron: el corazón y la razón , ya estamos en presencia de una situación difícil. No sé si hay situaciones que tengan más capacidad para desequilibrar a alguien que, sentir que debes seguir un camino y que el cuerpo te pida otro distinto, o sea, la lucha entre el instinto y la inteligencia....¡ A trabajar con sensatez! Repito, esto no es fácil, pero Dios nos dio de regalo la posibilidad de elegir y para ello nos dotó de neuronas y hormonas, para que nosotros al libre albedrío escojamos lo que a nuestro juicio sea lo mejor. Si nos equivocamos, podemos reflexionar.
Nuestro camino está lleno de encrucijadas y bifurcaciones. En ocasiones, un camino es luminoso y el otro está sumido en la oscuridad. En otras, sin embargo, ambos son prometedores o tenebrosos por igual. En esos instantes la elección es más complicada, ya que el primero, en apariencia maravilloso, acaba siendo una pesadilla, mientras que el segundo, aquél por el que nunca nos aventuraríamos voluntariamente, es lo más cercano al paraíso que muchos de nosotros no conoceremos.

La mente sigue siendo más inteligente que el corazón...
Al menos de momento. Es por eso que la elección es simple y difícil al mismo tiempo. Todos nos hemos encontrado ya con varias encrucijadas, y todos hemos tomado ya otras tantas decisiones pero... ¿son las correctas? Unos dirán que sí, porque es la que ellos habrían tomado, otros dirán que no, porque es la que habrían evitado, y otros, quizá los más sabios, dirán que la respuesta está en cada uno de nosotros. Todas las elecciones son igual de buenas, o lo que es lo mismo, ninguna es mala hasta el momento que, tiempo después, mirando atrás, pensamos "Y si hubiera tomado el otro camino...?

Atención muchachos...!
Y para concluir, quiero recordar a un entrenador cubano que le decía a sus pupilos voleibolista cuando se acercaba el fin de semana: “Atención muchachos, cuando la cabeza de abajo se calienta, a veces, la de arriba no piensa”. De alguna manera esto puede aclarar la relación hormona-neurona.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada